BIENVENIDOS A DISIENTO. EL BLOG DE DAMIAN MONTAÑO

Algo hay de soberbia al tener un blog, es un espacio de exhibición personal abierto a todo mundo. Cierto, y no lo niego. Pero es, a la vez, una posibilidad de expresar ideas, generar debate y reflexión acerca de temas que muchas veces no son abordados como debiera ser (aunque no creo que aquí se pueda en su totalidad) y esta es mi intención.
Espero que a partir de estas lecturas podamos salir, liberarnos, de la enajenación tan en boga, del materialismo, del consumismo, de la virginidad neuronal y podamos ver el otro lado de algunas cosas que consideramos tan normales o que vemos sólo por encimita. En el último de los casos, me conformo con que sea un lugar pa'l chismorreo rico, del que te dan ganas de seguir en él.
Espero que lo disfruten y cooperen haciendo críticas, aportando datos, discrepando. De hecho, de ahí viene el nombre: DISIENTO, no estoy de acuerdo, pero refuto, cuestiono, pienso.
Ojalá y el objetivo se cumpla.

lunes, enero 29, 2007

MALAS NOTICIAS

Pues bien, todo inicio tiene un final, este es inesperado en la mayor parte de las ocasiones, así es como le ocurrió a la abuela el miércoles pasado cuando a las 4 y tantos de la madrugada dejó de existir..... aunque yo estoy hecho a la idea de su partida, así como la de otros de mis seres queridos, no deja de ser un tanto lamentable su muerte. Lo malo es que, por el otro lado, la noticia no fue tan impactante para mi, se supone (desde la ortodoxia de la moral social) que así debería ser, que me tenía que haber impactado más, no fue así, lo tomé con mucha calma. Será que veo su partida desde un punto de vista más cristiano(entendido por cristianos como ideología minoritaria donde el catolicismo es ajeno)que católico, tal vez. Pero reconozco que ya no se puede hacer mucho por ella, esto es, ya se fue, ya no va a regresar, y lo que hagamos, incluido el llanto o nuestros rezos, no sirve de nada. Si va a ir con Dios o no, es un asunto en el que, afortunada o desafortunadamente, nada se puede hacer, sólo espero que haya estado en paz con Dios, con la familia y con ella, pues sé que "la salvción es personal" y ella pasará a cuentas con el creador. Yo supongo que lo estuvo pues su muerte fue, a decir de mi tía, bastante tranquila, eso me alegra y conforta. Además, como un elemento complementario para mi aceptación, creo que tampoco me duele tanto porque durante los últimos 15 años me dedicaba, cuando se podía, a preguntarle muchas cosas sobre su proceder en mi infancia (y a veces hasta a pelear con ella) y, con esto, a entenderla y perdonarle cosas que me pesaban. Además, considerando que soy un sujeto poco efusivo, el hecho de que mi tía me haya pedido una semana antes, cuando yo ya partía a casa, que le diera un beso en la mejilla a mi abuela como despedida (cuando nada se sospechaba ni temía)me hace sentir que me despedí de ella por anticipado, y hasta por eso estoy tranquilo. Me despedí de ella como pocas veces (o como ninguna)lo había hecho.
Ha sido poco lo que he llorado, y lamento el que ya no vaya a estar, la voy a extrañar por muchas cosas, sin embargo sé que ya nada se puede hacer.... aún así como que todavía no puedo creer que se haya ido, hay cosas que deseaba preguntarle, era rico sentarse a platicar con ella de su vida y sus vivencias. Es una situación ambigua, digo, debería dolerme más, tal vez, pero no es así. Sólo sé que ya se fue. Ni modo. La voy a echar de menos.

1 comentario:

chiapaneko dijo...

Lo siento profe.

Me agrada la forma en la que lo toma, finalmente nada podemos hacer.

Recuerdo a la gente decir: "Tratamos de darle a nuestro difunto lo que no le dimos en vida".

Ahora su abuela descansa.

Dios lo bendiga.